viernes, 22 de junio de 2012

Fragmentos románticos (8)

Hoy os traigo una nueva entrega de fragmentos románticos. El libro escogido esta vez, ha sido Ángel mecánico de Cassandra Clare.

Cuando él se inclinó hacia ella y le rozó los labios con los suyos, ella se cogió a él como si estuviera a punto de ahogarse.
Durante unos instantes, sus bocas se juntaron por completo; Will le enredó la mano libre en el cabello. Tessa ahogó un grito cuando él la rodeó con los brazos y la apretó con fuerza contra sí. Ella le rodeó el cuello con los brazos, suavemente; la piel de Will estaba ardiendo. A través de la fina tela mojada de la camisa, Tessa notó los músculos de los hombros, duros y suaves. Los dedos de él hallaron el pasador enjoyado en el cabello de Tessa y lo soltaron; el cabello le cayó sobre los hombros, el pasador rebotó en el suelo y Tessa no pudo evitar un gritito de sorpresa contra la boca de Will.

Está bien querer a alguien que no te corresponde, mientras sea una persona a la que valga la pena querer. Mientras se lo merezca.

Jem la besó en el dorso, solo un roce de sus labios, y su cabello, tan suave y brillante como la seda, le rozó la muñeca cuando él inclinó la cabeza. Tessa notó que la recorría un espasmo, lo suficientemente fuerte para sobresaltarla, y se quedó muda mientras él se incorporaba sonriendo.

Cuando él se inclinó para besarla, le costó no moverse hasta que los labios de él hallaron los suyos. La boca de Will rozó la de ella, y Tessa notó el sabor en él, la acidez de la piel amoratada y tierna donde el labio estaba herido. Él la la cogió de los hombros y la acercó más, clavando los dedos en la tela de su vestido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada